Ir de una punta a la otra del taller programar máquinas CNC, pulir boquillas, fabricar unas sordinas, dar un baño de oro o de plata, pensar en nuevos retos y proyectos… son cosas que hago cada día.

Yo me considero un luthier de boquillas.

Romera Brass significa esfuerzo, ilusión y pasión por las cosas bien hechas.

Cada boquilla está hecha personalmente por mí,  Toni Romera. Me gusta tener las manos sucias de tocar el material y darle forma. ¡Es algo mágico!

¿El secreto? conocer y comprender bien cada parte de la boquilla para poder conseguir una colección (Romera Brass Collection) de boquillas única y diferente al resto.

Si tu objetivo es mejorar cada día ¡deja que te acompañamos! No dejes que una boquilla de mala calidad o poco adecuada a tus necesidades sea un freno para tus sueños. Es una invitación a explorar y a descubrir un nuevo concepto… poder hablar directamente con un Luthier para hacer realidad tus sueños.