6. ¿Por qué nos puede fallar la primera nota?

Hoy queremos responder a una pregunta que hemos recibido de un profesor sobre su alumno, pero que, en general muchos músicos también suelen hacérsela:

¿Por qué al empezar a tocar, en algunas ocasiones la primera nota sale mal o simplemente no sale? ¿Puede ser un problema con la boquilla o es debido a un problema técnico?

Aunque las causas pueden ser múltiples, hoy vamos a centrarnos  en tratar de explicar qué ocurre y por qué cuando el problema está relacionado con la boquilla.

Como hemos dicho, las causas pueden ser múltiples pero siempre estarán relacionadas con una parte de la boquilla que está descompensada en relación a la cantidad de aire que estamos tirando.

En esta entrada vamos a explicar que pasa cuando la parte de la boquilla que está descompensada en relación a la cantidad de aire que estamos tirando es el granillo, ya que ¡suele ser una de las causas más habituales!

El labio necesita una cierta retención del aire para que vibre, y está primera retención, el primer obstáculo con el que topa el aire, está ni más ni menos que en la parte del granillo.

En realidad, en lugar de decir que nos falla la primera nota tendríamos que decir que nos falla la vibración del labio. Que no salga la nota es la consecuencia de que el labio simplemente no vibra.

Las ondas sonoras producidas por la vibración del labio, encuentran su primer obstáculo en el granillo, y se produce el fenómeno acústico conocido como reflexión del sonido.

Este fenómeno nos dice que cuando la onda sonora choca contra un objeto éste la absorbe o se refleja en múltiples direcciones.

De alguna manera, el granillo actúa como si fuera un objeto ya que la onda sonora nos rebota en el granillo y nos vuelve otra vez al labio.

Hemos visto que puede haber varias causas y hemos analizado la del granillo con más detalle. Pero al final, siempre iremos a parar al mismo sitio y es que tenemos que compensar la boquilla con la cantidad de aire que expulsamos.

En próximas entradas profundizaremos más en el resto de causas pero para que podáis entender a la perfección el problema que nos ocupa hoy, no os perdáis el siguiente vídeo en el que ¡os lo explico todo al detalle con ejemplos prácticos e imágenes muy descriptivas!

Saludos y ¡mucha música!

Deja un comentario