La importancia del contexto y del proceso de creación en el arte

Vemos a muchos músicos tocando grandes conciertos. Todos sabemos que detrás de tanta perfección se esconde una trastienda complicada, muchas horas de estudio (normalmente en soledad),  pero nunca vemos cuál ha sido el proceso para llegar a tocar ese concierto con tanta perfección. Esto pasa en todas las artes: pintura, escultura, danza, circo,…

A mí personalmente, me gusta saber cómo se ha llegado a esa perfección.  Saber el camino recorrido, me enriquece y me inspira.  

Cuando voy a una exposición de pintura o de escultura, siempre que es posible, me gusta que un guía me explique lo que vamos a ver, la vida del artista, en qué contexto hizo la obra, etc.  De lo contrario, siento que me pierdo tantas pequeñas cosas que solo me estoy quedando con una pequeña parte de su obra.

En realidad todo el proceso forma parte de esa obra. Imagina que tocas en un concierto la obra de un músico, sea un clásico, un contemporáneo…  si no te has informado con anterioridad sobre su historia, la época en que se escribió y en qué contexto, anécdotas de la obra… cuando la estés tocando será complicado que el público que te escucha se emocione.

Podrás tocar muy bien a nivel técnico, pero tocar una obra sin conocer su proceso de creación ni su contexto, y en definitiva, sin tener en cuenta las emociones humanas que la han hecho posible , me hace pensar que corremos el riesgo de que dentro de muy pocos años un robot toque esa misma obra mejor que nosotr@s.

En muchos conciertos tengo la misma sensación, y es como si el músico llevara una máscara, que solo permite ver que él es un gran músico. Además de eso, a mí me gustaría que antes del concierto se mostrase el camino recorrido, los errores, las emociones, las dificultades, la historia de la obra,… Sería una buena forma de romper las barreras que en algunas ocasiones muchos músicos ponen frente al público que los escucha.

Si  conseguimos sacarnos esa máscara, olvidar nuestro ego, mostrar (en redes sociales o antes del concierto) todo el proceso, hablar con el público y hacerles partícipes de todo el camino que hemos recorrido hasta llegar a ese punto de perfección; ese concierto, al menos en mi opinión, será simplemente inolvidable, ya que, además de la música, tendrá una historia que recordar para siempre.

He escrito esta reflexión al ver unos bocetos de Pablo Picasso, 11 litografías en que nos muestra la evolución  de una serie de toros, empezando con unos dibujos casi realistas y completos y terminando por dibujar el mismo toro con unas simples rayas, las líneas más esenciales. Ahí vemos el proceso de creación para llegar a la simplicidad, realizó muchas pruebas diferentes hasta llegar a la pureza de las formas.


La simplificación del toro (Pablo Picasso)

Deja un comentario